Querida Comunidad:

Quiero darles una cariñosa bienvenida a este año escolar 2024, año que nos llena de esperanza
y energía para renovar nuestro compromiso con el carisma de Pedro Poveda. Celebramos 100
años desde que la Iglesia aprobó la Institución Teresiana que había sido fundada en 1911. Esta
aprobación es fundamental porque reconoce en la obra del Padre, un aporte valioso a la Iglesia
Universal en los campos de la educación, la promoción de la mujer y el protagonismo del
laicado, hecho inédito en la iglesia.

En la carta del año, la directora de la Institución, Gregoria Ruiz, invita a vivir este centenario con
un llamado a mirar nuestra historia institucional, volver a las raíces y reencontrar el sentido
profundo de nuestra tarea.

Vivimos en tiempos que exigen de nosotros una mirada atenta y comprometida con la realidad
para humanizar y trabajar en forma incansable por la paz. Nuestro país requiere de nuestro
compromiso y aporte, por eso es relevante mirar el pasado para proyectarnos al futuro ¿somos
hoy respuesta al sueño de Poveda?

Es tiempo entonces de mirar nuestra misión a nivel personal y comunitario, por lo que una tarea
importante de este año, a la cual les invito a participar con mucho entusiasmo, es la revisión de
nuestro Plan Estratégico como Colegio y lo haremos de manera participativa, aunando visiones y
voluntades. Necesitamos continuar tejiendo espacios de diálogo e inclusión para acoger y
enriquecer nuestro proyecto educativo desde la diversidad que somos, trabajando colaborativa y
corresponsablemente por ser un espacio de encuentro y fraternidad.

Siempre hacemos alusión a la invitación del Padre de “vivir con la mente y el corazón en el
momento presente”, y es lo que necesitamos, lo que nuestro país y la realidad nos exigen,
pensar y mirar críticamente la realidad, comprender la complejidad de los desafíos en los
diferentes ámbitos políticos, económicos y sociales, pero al mismo tiempo compadecernos del
dolor y tender la mano a quienes sufren por tanta injusticia y desigualdad.

No puedo dejar de agradecer el compromiso solidario desplegado por diversas personas de la
comunidad ante la tragedia vivida en la quinta región este verano, el hecho de estar en período
de vacaciones no fue impedimento para aunar voluntades, esfuerzos y solidarizar con una
realidad que exigirá de nosotros un compromiso más permanente durante este año.

Con alegría y esperando encontrarnos en las distintas instancias que nos convocarán este año,
les saluda fraternalmente,

 

Eliana Corbett G.
Directora